4.11.09

Felicitaciones al Maestro Max Rojas de:

Hugo Plascencia Madrid
15 oct

!Muchas felicidades! para el Poeta Max Rojas.
Honor a quien honor se merece por su impecable trabajo.

Gabriel Impaglione
16 oct

Mónica, muchas gracias. Felicitaciones a Max por tan importante distinción que tanto merece por su trayectoria y bella obra.

Publique en seccion periódico de http://Isla_negra.zoomblog.com la noticia.
También inclui el link a su blog. Y en seccion Bios sus datos personales.

Cuando tengas a manos algunas poesias de Max enviamelas para la revista isla Negra. Si bien algo ya he publicado, sería feliz y honrado de tener nuevos materiales.

Dejale mi abrazo afectuoso y agradecido por su poesia

un cariño tambien para tí
gabriel impaglione


Querido Poeta Max:

Siempre es grato y reconfortante que una distinción tan merecida llegue a las manos de un verdadero poeta.
Ello da esperanza, sobre todo por estarte leyendo entrañablemente.

Un abrazo enorme,
proporcional a tu generosidad,

Daniel Téllez


Alejandro Delgado Ramírez
15 oct


Aunque distantes en el tiempo, sigo al pendiente de tu labor -desde tiempos de la radio. Es motivante que, en medio de una masificación de la corrupción, un ser honesto y talentoso reciba reconocimiento, desde Morelia mi saludo y aplauso.

Alejandro Delgado.


Cristina de la C. O.
15 oct


MIL FELICIDADES A MAX!!!!!!!

¡¡¡TE MANDO UN ABRAZO GRANDE!!!
Y A VER SI NOS VEMOS PARA UNA ENTREVISTA PERO TAMBIÉN PARA PLATICAR TANTITO ¿NO?
UN BESO

CRISTINA



Karen Álvarez Villeda

Max,te mando una felicitación y un abrazo enorme.

Karen.



Mario Meléndez
15 oct


Felicidades, querido amigo, por este premio y por los otros que vendrán,
y gracias nuevamente por tu amistad, tu consecuencia
y tu poesía que se desangra más allá de los amaneceres dormidos.
recibe un gran abrazo. Mario Meléndez, poeta chileno avecindado en Néxico


¡Mil felicidades, poeta!: Mario Rey

28.10.09

Max Rojas: 4° ENCUENTRO DE POETAS Y NARRADORES EN IZTACALCO "MAX ROJAS"

Max Rojas: 4° ENCUENTRO DE POETAS Y NARRADORES EN IZTACALCO "MAX ROJAS"

4° ENCUENTRO DE POETAS Y NARRADORES EN IZTACALCO "MAX ROJAS"

Homenaje a la poeta Dolores Castro

30 de octubre
CASA DE CULTURA AMALIA SOLÓRZANO
18:00HRS.

Poetas invitados:

Balam Rodrigo
Adriana Tafoya
Mónica González
Benjamín Morales Moreno
Juan Carlos “C”
Marco Villavicencio
Raz Bird
Alfonso Guillén de la Vega
Refugio Pereida
Pedro Emiliano
Raúl Pérez González
Julio de la Peña Flores



6 de noviembre
CASA DE LA CULTURA “7 BARRIOS”

18:00 HRS.

Poetas invitados:

Víctor Sosa
Andrés Cisneros de la Cruz
Juan Carlos Valdovinos
Israel Miranda
Mónica Gameros
Christopher Albardán
César Alian Cajero Sánchez
Estephani Granda Lamadrid
Elva Cruz Durán
Jesús Ortega “Tlaculinatzin”
Roberto León
Hortensia Carrasco


13 de noviembre
AUDITORIO DELEGACIONAL

18:00 HRS.

Poetas invitados:
Dolores Castro
Max Rojas
José Francisco Conde Ortega
María cruz
Leticia Luna
Inés Parra
Jesús Francisco Conde
Guadalupe Galván
Manuel Becerra Salazar
Enrique Soria.



SEDES:

Casa de cultura Amalia Solórzano (30 de oct. 18:00 hrs.)

Playa Rosarito y Playa Icacos s/n, col. Barrio Santiago.

¿Cómo llegar?
Por Metro: línea 2, Metro villa de cortés; tomar pesero de Villa de Cortés- Prepa 2. bajarse en la esquina de playa Rosarito y Playa Icacos. Los deja en frente de la casa de cultura.

Por línea 8, Metro Iztacalco. (Que es la más fácil)Tomar el pesero que va rumbo a Metro Villa de Cortés, bajarse en la esquina de Playa Rosarito y Playa Icacos. Los deja en frente de la casa de cultura.


Casa de Cultura 7 Barrios (6 de nov. 18:00hrs)

Calle San Miguel Esquina Juárez, col. Barrio La Asunción. Sobre Calzada la Viga y Av. Santiago.

¿Cómo llegar?
Por Metro: línea 2, Metro Xola, tomar el microbús ruta 10 Xola-Paseos, bajarse pasando la vida, los deja enfrente.

En auto, sobre Calzada la Viga y Santiago, dar vuelta en los portales.



Auditorio Delegacional (13 de nov. 18:00hrs)

Río Churubusco y Av. Té s/n col. Gabriel Ramos Millán. Dentro de las Instalaciones del la Dlegación.

¿Cómo llegar?

Metros que quedan cerca: Coyuya ( línea 8) y parada del Metrobus: Iztacalco (línea 2 Tacubaya-Tepalcates)

18.10.09

Max Rojas en la Feria del Libro del Zócalo de la Ciudad de México

Editorial Verso destierro presenta a Max Rojas, Premio iberoamericano de poesía Carlos Pellicer 2009, por su poema publicado CUERPOS I

FORO ROSARIO CASTELLANOS
VIERNES 23
19:00 -20:00


ENTRADA LIBRE

15.10.09

Premio iberoamericano de poesia Carlos Pellicer

MAX ROJAS ha sido galardonado con el Premio iberoamericano de poesia Carlos Pellicer, uno de los mas importantes de habla hispana, lo cual es un reconocimiento a su talento y compromiso con la creaciòn y con la cultura.

3.9.09

CASA DE CULTURA INPI-PICOS “LAS ABEJAS”

INVITA:

SEGUNDO CICLO DE
“CHARLAS CON LA POESÍA”


CASA DE CULTURA INPI-PICOS “LAS ABEJAS”

INICIANDO ESTA VEZ CON LA PRESENCIA
DEL POETA: MAX ROJAS


“Lo pasional escurre como un cilindro seco
y ya sin música,
y el que tocaba el instrumento falleció
hace ya tiempo
de afónica nostalgia y ahora tartajea
su adiós de cilindrero
ladrando en el silencio,
alma en crisis
que se integra a la noche y se sumerge en ella.”


ENTRADA LIBRE
VIERNES 4 DE SEPTIEMBRE 17:45 HRS.


FEDERICO G. BATTING Y ALEJANDRO CARREL S/N, COL. INPI-PICOS. TEL: 56 48 46 78. (CERCA DE METRO IZTACALCO, LÍNEA 8).

5.5.09

C U E R P O S, presentado por Max Rojas


C U E R P O S




Unas palabras de Max Rojas:

ADVERTENCIA PRELIMINAR*

CUERPOS es un solo poema, aunque su unidad está dada, únicamente, por las obsesiones de su autor y por su continuidad cronológica, que se inicia, con una sola excepción, en junio de 2003 y prosigue hasta el día de hoy, después de casi cuarenta años de silencio poético.

Para esta fecha, CUERPOS se acerca peligrosamente a las tres mil cuartillas y es hora ya de que empiece a conocerse. CUERPOS es, para mí, como la carta de un suicida, aunque espero no llegar a serlo, y un testamento –el mío, el poético y el humano.

El poema, sin embargo, es ya demasiado extenso como para imaginar siquiera que pudiese publicarse en un solo volumen –caso de que estuviese en su totalidad corregido, lo que aún está muy lejos de ser cierto-- pero, además --lo que sería más grave--, una total falta de respeto para sus posibles lectores. De aquí su distribución en varios libros, cada uno con un título propio pero amparados todos bajo el nombre general de CUERPOS y un número consecutivo que distinga su secesión cronológica, la fecha de su hechura, único orden que, con sus inevitables excepciones, he considerado mantener como guía, en tanto ella le da, cuando menos, algo parecido una coherencia interna, una lógica –o así lo espero, al menos--, que le sirva al lector como una guía para esta poética de cuerpos y fantasmas, que es en lo que terminó –si es que su escritura concluye antes de que el autor emprenda viaje—esta aventura, el testimonio inacabable de plegarias y blasfemias, amor y desamor, ternuras y sarcasmos y el círculo que jamás se rompe, de la culpa, el remordimiento y la expiación que nunca llega y que sólo podría venir de esos cuerpos vueltos sombra y que quedaron como únicos y terríficos habitadores de estos textos y de mi propia vida.

MEMORIA DE LOS CUERPOS es, pues, el primer volumen de la serie y comprende poemas escritos, en su mayoría, entre junio y julio de 2003. A éste seguirán

2} Sobre cuerpos y esferas
3} El suicida y los péndulos
4} Prosecución de los naufragios
5} Las escrituras del silencio
6} Separación de los amantes
7} Los testimonios del ahorcado
8} Celebración desde lo infausto
9} Destrabazón de lo magnífico de un cuerpo
10 El vitriolo que se hunde en los espejos
11} Las consecuencias de la niebla
12} La muerte vestida de color naranja y con silbato adjunto
13} El inmenso tamaño de lo púrpura
14} La razón de los dementes
15} Los fantasmas y los cuerpos
16} Fabricación de los engranes para construir un cuerpo
17} La ebriedad del señor que tocaba los trombones
18} Las enseñanzas del naufragio
19} Las estructuras del vacío
20} Vencedor de otras batallas.
21} Cerrar las puertas.
22} Sobre lo frío de un cuerpo y su materia poética.


Aunque no sería improbable que en el proceso de corrección y reescritura que está llevando a cabo, aparecieran uno o dos volúmenes más.

A partir del segundo título, cada volumen, de unas 120 páginas aproximadamente, llevará su propia numeración específica pero, también, en tipo menor y encerrado entre corchetes y en el borde inferior izquierdo de cada página, la numeración continua según el orden en que fueron escritos. Tal división en libros, sin embargo, es totalmente arbitraria; sucedió que al transcribirlos del manuscrito a la máquina de escribir, al tiempo que se daba un primer paso en la corrección, en cuanto el número de cuartillas excedía la centena los guardaba en carpetas lo más ordenadamente que me era posible, anotando el número que les correspondía y, en algunos casos, la fecha de su escritura.

Tan buenas intenciones no correspondieron, desde luego, a la áspera realidad que me encontré a la hora de pasarlos a la computadora y darles lo que espero sea la última revisada; o, para decirlo más en mis términos, la penúltima copa de mezcal porque la última es la del velorio, y ahí ya uno no puede hacer nada, ni siquiera bebérsela, lo que es el colmo. Volviendo al tema, de los manuscritos desaparecieron incontables cuartillas y de las primeras versiones a máquina, no tantas, porque ya estaban numeradas, pero sí las suficientes como para que hubiera ciertas lagunas que han sido sujetas a nuevas escrituras, en tanto el poema continúa fluyendo a la menor distracción mía.

La idea de ponerles título vino mucho después, a finales de 2004 o mediados del siguiente año y no hay ninguna relación entre título y contenido, pensándolo buen, a partir del libro tres, El suicida y los péndulos, CUERPOS no comienza ni termina en ninguno de los restantes libros, sino que sigue su ritmo incontenible, con la inconsecuente inconsecuencia de que el único signo de puntuación que me ha sido permitido utilizar es el de la muy humilde coma {,}.

No sólo esto, sino que al interior de cada libro no hay tampoco, en muchas ocasiones hilación entre versos. Salta –el poema—de una obsesión a otra y parece que se va pero regresa, enfantasmado, para adentrarse en un espejo y huir hacia regiones frías y convertirse en un trombón que asiste a los velorios para hacerlos un poco más alegres. Es un caso, el de este poema, de una lógica-ilógica o, para que suene un poco más presuntuoso, de una especie de “lógica” poética que no acierto a explicarme, pero que me ha metido en los más oscuros vericuetos del caos y la demencia, así sea en el orden de lo imaginario.

El poema sigue escribiéndose, pero ahora, las nuevos versos se insertan, por sí
solos, en los viejos versos. En este sentido –así lo espero, al menos--, Cuerpos
concluirá –quedará inconcluso, más bien, pero acabará su escritura--, en los
versos finales de Cerrar las puertas, que espero me dé tiempo de dejar en limpio.

Como es obvio en un poema de tantas desmesura, nadie –ni yo mismo, incluso, pues es hasta ahora, en este tránsito en el que estoy metido de la vieja máquina de escribir a la computadora que los estoy desempolvando carpeta a carpeta para darles el último vistazo--, como es obvio, decía, nadie lo ha leído entero –ni creo que haya alguien que lo haga--, de modo que soy yo y mis cofrades gemelos los únicos culpables de aciertos y de errores, repeticiones innecesarias porque otras son como las obsesiones que le dieron fundamento al poema, su esencia misma, e ideas apenas esbozadas que ya no podrán
desarrollarse.

Ahora, a la luz de muy recientes sucesos, se me ocurre pensar que CUERPOS es el poema de la desolación absoluta, del vacío que queda cuando –como dice Quevedo—“hay muchas cosas que pareciendo que existen y tienen ser, ya no son nada sino un vocablo y una figura”.

Max Rojas
Junio 2008





MEMORIA DE LOS CUERPOS


{CUERPOS Uno}




A Sofía Rodríguez




I

Cuerpos,
hay que abolir el tiempo,
regresar a la esfera.
Sólo el círculo salva
y no hay sino la urdimbre fantasmal
de los regresos y los viajes,
las huidas.

Se huye.
Uno se vuelve sombra fatigada
y se disloca,
se cuartea la huesumbre,
el alma se acongoja y pierde su condición
de almario
donde las penas y el amor que se extravió hace mucho
custodian su vigilia permanente
a la espera del sueño,
del regreso corpóreo de lo ido.

Sombra ya
como caída y yerta,
como badajo de campana que suena y suena
sin sonido alguno,
como camión destartalado y sin siquiera
pasaje funeral a los olvidos.
Sombra que ya perdió su propia sombra
en la búsqueda atroz de tantas sombras
--memoria fantasmal,
fantasmas al acecho
y en fuga circular hacia la nada.

Sólo el círculo salva,
Cuerpos,
su peculiar demencia de formas despiadadas
salva
y lo salvífico, después,
se expande en los infiernos,
se desarrolla y se machaca y clama
su condición desesperada de naufragio.
Sólo el círculo ofrece la certeza
de que lo huyente volverá algún día.

Fervor hacia los cuerpos,
las caídas.
La esfera es lo ejemplar de lo radiante,
la luz inmaculada y fría que se asesina
con mirada dura
--y mira,
los cuerpos tan amados que se abaten
en la niebla
hasta volverse sed o agua apenas
vislumbrada,
vislumbres que lo que ya dejó
de ser corpóreo ofrece en gesto de piedad
o desconsuelo
{no se sabe o se sabrá jamás
el peso de la noche cuando todo cae encima de uno
{y lo degüella.

Palpa el demente nada pero palpa,
con avidez, la nada
y sorbe
lo fantasmal que permanece de los cuerpos
cuando huyen
y sorbe entre los huesos el hueco que dejaron
y sorbe la caída
y sorbe los contornos de lo ido y lo quedado
--lo perenne,
lo fijo e inmutable,
pero también, lo que se pierde.
lo que se deja abandonado
o lo que se abandona a sí mismo
y desguarece,
lo extraviado, lo que se hizo a un lado
o se tiró porque ya no servía
pero de todos modos se quedó atorado
en la conciencia.

Conmiseración por el que yace
perdido entre la bruma,
Cuerpos,
el que deambula en los jardines
como lunático perdido en su inocencia
{fe perdida, razón de la añoranza},
en su rotunda necedad de ser cuerpo cercado
por los cuerpos sombríos del recuerdo.

Fe en la contemplación de cuerpos de mujer
que organiza el espíritu,
acechador de carne
y de zarpazo,
para el descanso de su ánima tristona.
Fe en el descenso de las aguas
y fe en la limpieza de la carne
y en lo pecaminoso que, a veces, se guarda
en el espíritu,
fe en la degustación de líquen y de pasto
entre lo impropio del perdón que llega
y la impiedad,
que se resiste a irse.

Manías del extraviado en los espejos
que contempla los cuerpos
congelados,
la salvación hecha un desastre
y envuelta en su envoltorio de cascajo,
la mortandad que avanza y que no cesa
de incrementar volumen.
Sólo el círculo salva,
Cuerpos.
No crujan,
no estampen la estampida en lo cuarteado,
lo que se desmorona y cae y se hunde
sin remedio.
Lo pasional escurre como un cilindro seco
y ya sin música,
y el que tocaba el instrumento falleció
hace ya tiempo
de afónica nostalgia y ahora tartajea
su adiós de cilindrero
ladrando en el silencio,
alma en crisis
que se integra a la noche y se sumerge en ella.

Sólo lo quieto salva y purifica,
Cuerpos,
lo móvil contamina y roe ácidamente
todo lo que semeja cuerpo
o imagen susceptible de volverse cuerpo.

(No hay salida.
Los muertos rondan los espejos
y no cantan,
palpan lo que oscurece y silban mucho).

No crujan.
La esfera es, dicho con toda propiedad,
lo eterno,
lo cristalino y puro que endurece
lo que llamamos lo eternal
--morada fija
o duradera pasión de allí quedarse siempre
y sin mudanza alguna,
vida y muerte quietas,
sombra ensimismada que se adentra en el cristal
y permanece entera,
crepitante

Crujan.
En lo eternal el tiempo no transcurre,
el devenir deviene en lentitud pasmada,
en detenida cualidad de nada,
en incorpóreo cuerpo de vidrio machacado.

No crujan,
pero chirrien,
cuerpos que están después de haberse ido,
como el aire,
como la luz,
inmóviles,
en detención suprema,
lejanos en el tiempo,
cautos,
a la espera de que algo los sostenga siempre
colgados de las sombras que salen de las lámparas,
fieles,
como estatua obligada a custodiar su sueño,
a ser eternamente igual que al tiempo de su origen.

Crujan,
pero no olviden que, a veces,
chirrian las ovejas
y que el metal, tiernísimo,
susurra vagamente o bala sus pesares
o su destino es triste.
Chirrien
o agiten las campanas
o cabalguen por el ancho mundo,
pero no olviden que el olvido es una cosa dura,
pegajosa,
difícil de olvidar aunque se quiera

(Cuerpos,
la esfera es lo abisal,
la condición de la demencia,
la sensación de que la nada es todo
y él todo es un señor que muere vuelto nada)

El círculo es la perfección palpable,
Cuerpos,
el tiempo que se va pero regresa siempre,
como agua que se estanca entre ladrillos viejos,
enmohecidos,
espejo de la sed de lo corpóreo
que permanece, inalterable,
inmune a los desgastes,
cuerpadamente míos,
eternales,
consumación de los amantes en lo abstracto.


(Amor, a fin de cuentas, es vacío)

*Texto incluído en Cuerpos I: Memoria de los Cuerpos, Verso destierro, 2008.

8.4.09

I ANIVERSARIO SALA DE LECTURA MAX ROJAS, 23 ABRIL, 17 HRS




ENTRADA LIBRE

Av. Circunvalación s/n esq. Plan de San Luis.
Pueblo de Santa María Aztahuacan.
Del. Iztapalapa. México DF CP 06500
Tel 5692 8504
mail:casadeculturaaztahuacan@gmail.com
Visita nuestro myspace: http://casadeculturaaztahuacan.blogspot.com

CONTACTO DE PRENSA
monica_gameros@yahoo.com.mx

CUERPOS, epopeya poética del oráculo literario, Max Rojas: Mónica Gameros



Texto e imagen: Mónica Gameros


El arte de la introspección se ha bifurcado de tal forma que hoy parece imposible definir a la poesía. De igual manera, tratar de definir el poema magistral de Max Rojas -CUERPOS- se convierte en una tarea tan complicada, como definir al poeta.

Max Rojas es un oráculo que nos devela su asombro, su tedio y la brillantez de su sarcasmo, así como la capacidad de no abdicar en el camino sólo para no darle gusto a la ironía de la vida.

Su poema Cuerpos es el legado de un visionario apasionado que goza el amor y se deleita con la trágica verdad vuelta poesía.

Max Rojas es un guerrero Kamikaze con una bomba atómica atada al pecho y con su poesía destruye el silencio de las mentes disfuncionales. Así, CUERPOS es la huella del big bang que padece desde 2003, año en que decide romper con el silencio de casi cuatro décadas. Desde entonces exorcisa sus demonios mediante la tinta sobre el papel con la que retiene a los fantasmas naufragos del tiempo vuelto esferas permanentes en el vacío, cierra las puertas de las habitaciones de Motel donde los amantes se despìden haciendo el amor y revela la razón de los dementes para señalar a los suicidas redactando sus testamentos.

CUERPOS nació de un impulso que no se detuvo por falta de palabras. De hecho amenaza con extenderse si al poeta le da por tomar la pluma a la menor provocación. Esta epopeya poética nace de la expiación de la culpa indestructible de Max Rojas, el oráculo literario que lo sabe todo por haberlo vivido todo, y ofrece las respuestas a todas las dudas que la existencia nos formará tras la barricada cotidiana.

El odio, el amor, el miedo y el absurdo son los jinetes apocalípticos del mundo al que Max pondrá punto final.

Si decien leer CUERPOS en toda su extensión, preparense para ser testigos del derrumbamiento de su cosmovisión y disfruten de la desoladora libertad mientras beben y brindan junto con Max levantando la penúltima copa de mezcal desbordada por sus palabras destiladas.

Será un viaje por el caos en medio de la demencia,

"Amor a fin de cuentas es vacío"


Hoy CUERPOS está programado para ser publicado en 21 diferentes tomos. En total se extiende a lo largo de tres mil cuartillas y sigue escribiéndose solo, según palabras del propio Max.

Está saliendo a las libretías gracias a sellos independientes mexicanos que a la fecha han publicado ya los tres primeros tomos: Memoria de los cuerpos (Vol. 1, Edit. Verso Destierro), Sobre cuerpos y esferas (Vol. 2, Editorial Literal) y El suicida y los péndulos (Vol. 3, Edit. Friadura Ediciones).

Prosecución de los Naufragios (Vol.4) está por salir de la imprenta bajo el sello Generación espontánea y el resto aún aguarda la valentía de otros avesados editores independientes que contribuyan con la publicación de este gran poema.

Busca los tomos para tener en tu biblioteca la completa extensión de CUERPOS y atesora al poeta de culto en que se ha convertido MAX ROJAS.

+INFO

Website de Max Rojas
http://maxrojas.blogspot.com

WebSite de Mónica Gameros
http://www.riepa.org/profile/monicagameros

24.3.09

PRESENTA Cuerpos, Max Rojas, 27 Marzo 17:00 hrs


ENTRADA LIBRE




Max Rojas ha dicho sobre su poema magistral CUERPOS...
"Es el resultado de 30 años de silencio" y es que sólo la poesía nos permite estallar
el abismo que la percepción nos da de la vida con la experiencia de todos los días.

Cuerpos es un poema que tiene una extensión de tres mil cuartillas.
Ha sido dividido por su autor, Max Rojas, en 21 libros de 100 páginas cada uno y tendremos la fortuna
de escucharlo de su propia voz.

Estamos seguros de que disfrutarás esta presentaciòn de los tres primeros vólumenes de CUERPOS.

Presenta
Mónica Gameros

Lectura en voz de Max Rojas

Venta de libros

Conoce a Max Rojas
http://maxrojas.blogspot.com
Max Rojas: Max Rojas lee un extracto de CUERPOS#links

Casa de Cultura Aztahuacan
Av. Circunvalación s/n esq. Plan de San Luis. Pueblo de Santa María Aztahuacan. Del. Iztapalapa.
México DF CP 06500 Tel 5692 8504
mail:casadeculturaaztahuacan@gmail.com
Visita nuestro myspace
http://www.myspace.com/casadeculturaaztahuacan


Mónica Gameros, Coordinadora de Eventos y talleres
http://casadeculturaaztahuacan.blogspot.com/
MoviL 04455 1481 4121 Casa de Cultura Aztahuacan 5692 8504

El poeta Max Rojas recibe tributo en cierre de la FIL de Minería

Notimex
El Universal
Ciudad de México Lunes 02 de marzo de 2009
09:09 Como un poeta culto, cuya poesía golpea a través de la emoción, fue calificado la víspera el vate mexicano Max Rojas (1940), a quien rindieron homenaje los escritores Sofía Rodríguez, Marco Antonio Fonz y Marco Tulio Milson.

Durante el último día de actividades de la XXX Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM), su director, Fernando Macotela, expresó su beneplácito porque en esta trigésima edición tuvo el "honor" de contar con la presencia del vate conocido por su profunda vocación al sufrimiento.

Ante unas 50 personas, reunidas en el Salón de la Academia de Ingeniería, cada uno de los ponentes destacó la vida y obra literaria del autor de más de 20 textos, entre ellos "El turno del aullante" (1983) y "Ser en la sombra" (1986).

Señalaron que parte de su ser de poeta está contenido en el libro "El turno del aullante", publicada por Trilce Ediciones, en su colección Tristán Lecoq.

En ella, refirieron, el escritor ha recorrido de arriba abajo los vericuetos del laberinto de las emociones, especialmente entre los jóvenes, quienes se reconocen como lectores de culto a Max: un poeta de 68 años, cuyos textos desvanecen todo abismo generacional en tanto la universalidad del sentimiento que su poesía expresa.

Coincidieron en que su poesía es una invitación a "aullar", rompiendo el silencio y sembrando el dolor, emitiendo múltiples gemidos en medio de aquellos recuerdos que "nos hieren como hierro candente sobre la piel, inscribiendo en la carne viva la experiencia trunca de un encuentro que jamás llegó".

Por separado, la escritora Sofía Rodríguez dijo que los textos del vate "constituyen el tiempo de lobos y luna llena, el tiempo de escuchar el llanto y las quejas de un poeta que salió no tan ileso tras sobrevivir una larga temporada en el infierno".

Consideró que la colección de poemas que Max ofrece en "El turno del aullante", entreteje vivencias personales de estricta intimidad, con textos que refieren una comprometida forma de pensar del ser que asume con inconformidad y rebeldía un sospechoso orden moral, que a la par denuncia y critica con fuerza y sin ambages como fórmula inequívoca del ejercicio intelectual del poeta verdadero.

Durante el homenaje, Rodríguez recitó algunos de los poemas del autor, entre ellos, fragmentos de "Cuerpos", un mega-poema con una extensión de más de tres mil cuartillas.

Nacido en la Ciudad de México, Max Rojas se ha desempeñado como director del Museo-Casa de León Trosky (1994-1998), amén de un rosario de actividades de promoción a la cultura, entre las que destacan su participación en la organización del Consejo de Fomento Cultural en Iztapalapa o el Circuito Museos del Sur, A. C., entre muchos otros.

Actualmente, es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte 2006-2009 y acaba de publicar "Antología de cuerpos", con fragmentos de sus siete primeros libros de poesía.

Escribió también la novela inédita "Vencedor de otras batallas"; y ha publicado una serie de artículos periodísticos bajo el seudónimo de Carlos Manrique.

CASA DE CULTURA AZTAHUACAN PRESENTA CUERPOS DE MAX ROJAS, 27 MARZO, 17 HRS. ENTRADA LIBRE